10 efectos del cambio climático que seguro estás notando (o no)

10 efectos del cambio climático que seguro estás notando (o no)

Cuando hablamos de cambio climático lo hacemos sobre un fenómeno que se entiende como global. Los efectos del cambio climático son más amplios que un simple aumento de la temperatura o una estación especialmente lluviosa en determinada región. Es un error muy común argumentar que el clima del planeta está en constante cambio, y que no es extraño que un verano llueva mucho en en norte de España (por poner un ejemplo) y después enlacemos varios años seguidos de sequía. Por supuesto, el clima es un fenómeno cíclico, con sus idas y venidas. Y cuando se habla de cambio climático no se hace mención a una zona o a una estación determinadas. El cambio climático se calcula teniendo en cuenta la temperatura media de la tierra, no sólo de un punto concreto.

Como bien podemos leer en la web del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, “como consecuencia de alteraciones en el balance energético, [el clima] está sometido a variaciones en todas las escalas temporales, desde decenios a miles y millones de años. Entre las variaciones climáticas más destacables que se han producido a lo largo de la historia de la Tierra, figura el ciclo de unos 100.000 años, de períodos glaciares, seguido de períodos interglaciares.”.

Por supuesto, ni todos los cambios son inevitables ni todos son causados por el hombre. Pero como decíamos en un artículo sobre la iniciativa Below2C, estamos ante una posibilidad única en la historia de la humanidad: la de conocer nuestra influencia sobre el clima global y además, de hacer algo por revertir en la medida de lo posible sus efectos.

 

Efectos del cambio climático en el planeta

Muchos de los efectos del cambio climático son muy perceptibles, aunque hay otros que no son tan evidentes:

  1. Aumento del nivel del mar. La pérdida de glaciares, nieve y hielo por derretimiento provoca la subida del nivel del mar, lo cual puede tener consecuencias muy visibles, como la subida del agua y desaparición de algunas zonas costeras, pero también la destrucción de muchos medios económicos de subsistencia en los entornos costeros.
  2. Olas de calor. Según este artículo de la Universidad Internacional de Valencia, la incidencia del cambio climático en la temperatura media del planeta es preocupante, y consecuencia directa de la acción del ser humano. Las emisiones de CO2 son el enemigo más directo con el que luchar para intentar revertir el aumento de las temperaturas, lo cual sin duda endurecerá las condiciones de vida en muchas regiones del planeta.
  3. Aumento de las tormentas y de la incertidumbre climática. La mayor presencia de fenómenos tormentosos en la mayoría de regiones del planeta es una causa también del cambio climático. Cada vez se producen más tormentas y de mayor tamaño, más difíciles de predecir. La consecuencia de estos cambios, no sólo es la peligrosidad para el ser humano, sino la alteración de las formas de vida y actividades económicas en ciertas regiones.
  4. Extensión de las sequías en zonas afectadas y duración de las mismas. En el otro extremo, se están intensificando procesos de desertificación en zonas antes húmedas. En España, concretamente, se ha estimado que un 80% de la superficie está en peligro de desertificación.
  5. Especies en extinción. La degradación de ecosistemas y la reducción de las condiciones hídricas de muchas regiones hacen que los animales se vean sometidos a procesos de extinción o de migración más frecuentemente. Más de la mitad de las especies del planeta podría llegar a desaparecer si no se remedia el aumento de la temperatura del planeta.
  6. Aumento de las alergias. Los cambios del clima y, por tanto, de las especies vegetales en el planeta, provocan que se encuentren más sustancias alérgenas en el ambiente y que lo hagan de forma desestacionalizada. Esto provoca, por ejemplo, la presencia de polen alérgico en latitudes medias y altas del hemisferio norte.
  7. Destrucción de cosechas y producción de alimentos. La degradación del suelo y la inestabilidad de las épocas de lluvias provocan que las cosechas queden, con más frecuencia que antes, expuestas a pérdidas en la producción. Las consecuencias en este caso son directas, tanto para la actividad económica asociada a la agricultura o ganadería, sino a un cambio en los hábitos alimentarios. El vino, por ejemplo, es un caso muy característico de afectación por el cambio climático.
  8. Acidificación de los océanos por la absorción de CO2. Los océanos cuentan con una gran capacidad de absorción de CO2 de la atmósfera, conteniendo aproximadamente, el 60% del total de CO2 del planeta. Cuanto mayor es la concentración de este componente, más pasa a formar parte del agua de los océanos, fruto de esa mayor absorción. Un aumento en la cantidad de CO2 en el agua del mar supone un aumento de su acidez (pH), lo cual pone en peligro directamente a muchas especies marinas. A pesar de ser difícil hacer cálculos concretos, se estima que la producción de especies marinas va a reducirse drásticamente, justo en un momento en el que se necesitan más recursos que nunca para alimentar a la población mundial.
  9. Mayor incidencia de enfermedades en humanos. Enfermedades como el cólera, la enfermedad de Lyme o el dengue son cada vez mayores y ya no se limitan a los climas tropicales. El asma está en continuo crecimiento. El cambio en las localizaciones y tamaño de algunas zonas húmedas están provocando migraciones de insectos como los mosquitos, que están portando enfermedades de una zona a otra del planeta, con causas bastante graves en algunos casos.
  10. Destrucción de ecosistemas. Según la web de Greenpeace, “los sistemas naturales son especialmente vulnerables al cambio climático y algunos pueden sufrir daños significativos y/o irreversibles. Entre los ecosistemas naturales en riesgo por su especial vulnerabilidad se incluyen los glaciares, los arrecifes coralinos y atolones, los manglares, los bosques tropicales y boreales, los ecosistemas polares y alpinos y, las zonas húmedas y praderas. Se estima que entre el 15 y 37% de las especies del planeta se van a extinguir.”

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *