Calentamiento global: ¿qué es #below2C y por qué es tan importante?

Calentamiento global: ¿qué es #below2C y por qué es tan importante?

¿Por qué nos hemos puesto el reto de #below2C? Porque el problema del calentamiento global es, aparentemente, imparable. Podemos discutir si la subida de las temperaturas en el planeta es fruto de la presencia del ser humano y su acción sobre la atmósfera o si estamos en un ciclo climático en el que las temperaturas globales están subiendo como efecto de la evolución normal del clima en el planeta. Pero hay dos hechos que no podemos pasar por alto:

  1. Desde que se tienen registros, la última década ha sido la más calurosa en el planeta. 2014 fue el año más caluroso, después fue superado por el 2015, más tarde por el 2016. 2017 se ha quedado a las puertas de superarlo, quedándose muy cerca. Podríamos estar hablando de un cambio en la tendencia, si no fuera por un dato: en 2017 no tuvimos fenómeno de El Niño, que significa más calor en la superficie terrestre y que había contribuido a las altas temperaturas en los dos años previos.
  2. Somos la primera generación sobre el planeta con capacidad de medir las temperaturas de forma global, y de comprender qué factores afectan a este aumento. Y, por encima de todo, somos la primera generación con capacidad de cambiar las cosas.

Podríamos, por tanto, seguir con el debate sobre el origen de este aumento de las temperaturas y seguir sin tomar medidas. O podemos, por el contrario, dar la razón a quienes llevan años investigando el fenómeno del calentamiento global y esforzarnos por reducir nuestra emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera. El ser humano ya demostró ser el causante (por el uso de gases CFC) del agujero en la capa de ozono, y hemos conseguido poner remedio y comenzar a ver síntomas de recuperación.

¿Por qué no volver a intentarlo con el calentamiento global?

¿Qué es #below2C?

Desde 1880 se considera que los sistemas de medición de la temperatura global son lo suficientemente fiables como para poder compararlos en una serie temporal. Cada año se calcula un índice de temperatura media mundial. A efectos de medir la desviación de la temperatura mundial, se toma la temperatura media de ese año 1880 como la temperatura “0ºC”. La desviación por encima o por debajo de esa temperatura se considera, pues con un signo negativo o positivo, para calcular cuánto hemos aumentado la temperatura de la tierra desde la época preindustrial.

que es below2c

Actualmente estamos 1.2ºC por encima de esta temperatura media. Este aumento ha sido suficiente para que lo notemos en el día a día. El clima de la tierra se está volviendo más extremo (inundaciones, sequías, incendios…) y los efectos del calentamiento sobre los polos son cada vez más evidentes, al estar sometidos a un proceso de descongelación paulatino pero incesante.

Las previsiones de los diferentes organismos son variadas dependiendo de quién las emita. Pero hay consenso sobre un hecho: si no hacemos nada, el aumento a finales de este siglo habrá alcanzado los 2ºC de media anual, mientras que algunas previsiones son más pesimistas y hablan de hasta un aumento por encima de los 3ºC.

Acuerdo de París 2015 y below2C

Es por eso que los países firmantes de la Conferencia de París en 2015 sobre Cambio Climático estuvieran de acuerdo, de forma unánime, en reducir las emisiones de efecto invernadero para contribuir a que la temperatura no siga subiendo. Según la nota de prensa emitida por la ONU, “para lograr estos objetivos ambiciosos e importantes, se pondrán en marcha flujos financieros apropiados para hacer posible una acción reforzada por parte de los países en desarrollo y los más vulnerables en línea con sus propios objetivos nacionales.”

Y es que ecología y desarrollo económico tienen que ir de la mano. Es muy difícil plantear escenarios de reducción de gases que no afecten a las economías nacionales. El Tratado de París establece, por primera vez, una serie de ayudas financieras para complementar el esfuerzo que los países tienen que hacer, a través de una reconversión industrial y energética que está basada en su totalidad en el uso de combustibles fósiles. El reto es interesante: tenemos que reducir el consumo de energías fósiles de manera que los sistemas económicos no se colapsen. La investigación en busca de un nuevo modelo energético y una predisposición de entidades públicas y privadas son muy necesarias para que entre todos, lleguemos a combatir el cambio climático.

El primer paso para solucionar un problema es reconocerlo. Las naciones han dado ese primer paso (casi todas). Ahora nos toca a empresas y habitantes del planeta poner nuestro grano de arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *