Uso correcto de datos para la gestión ambiental de puertos

Uso correcto de datos para la gestión ambiental de puertos

Dentro de los retos a los que se enfrentan las autoridades portuarias, la gestión ambiental de puertos está cobrando mucha importancia. La necesidad de atraer clientes, la convivencia con la ciudad que los aloja y su propia reputación están en juego.

Según la web de Puertos del Estado, en España, en 2015 el número de atraques en puertos españoles ascendió a 146 millones, lo que se tradujo en un tráfico de mercancías de algo más de 500 millones de toneladas y la llegada de 3,6 millones de cruceristas. En la última década, el tráfico portuario ha crecido con la actividad comercial y turística del país, llegando a tasas del 5% anual.

Es muy importante, pues, que los puertos sean capaces de medir y valorar esa actividad en términos de impacto medioambiental, de manera que esta información pueda servir para que la autoridad portuaria ejerza un control ambiental orientado a la mejora continua de la gestión ambiental de puertos.

El Gobierno de España, a través del Ministerio de Fomento, establece una serie de bonificaciones a “determinados titulares de autorizaciones o concesiones que cumplan con una serie de requisitos, entre los que figura el tener suscrito un convenio con la Autoridad Portuaria, en materia de buenas prácticas ambientales”. Para ello, ha elaborado una Guía de Buenas Prácticas, donde enumera el proceso recomendado para que las actividades portuarias se sometan a un sistema de gestión ambiental basado en la norma UNE-EN-ISO-14001. Esta Guía recoge una serie de consejos para su implantación, identificando antes de nada las actividades del puerto que generen emisiones o residuos al aire, agua y suelos. Estas buenas prácticas se completan con un sistema de medición que asegure:

  • El cumplimiento y grado de consecución o desarrollo de objetivos, metas y programas ambientales.
  • La implantación y eficacia de los controles operacionales aplicables a las diferentes actividades.
  • El desempeño ambiental global del operador y de las empresas subcontratadas.

 

Recogida y uso de datos

Así pues, la recogida de datos, en primer lugar, tiene un carácter administrativo, dado que, por su propia naturaleza, las autoridades portuarias están obligadas a mantener un sistema de recogida de datos ambientales para cumplir con las normativas que sean de aplicación.

Sin embargo, existen pocas directrices sobre cómo los datos ambientales pueden ayudar a obtener mejoras en los beneficios operacionales o cómo proporcionar mejoras de bajo coste en el rendimiento ambiental. El uso de un buen sistema de monitorización ambiental puede aportar a las autoridades portuarias ventajas que van más allá del cumplimiento de la legislación:

  1. Responsabilidad con el entorno. Las zonas portuarias, que solían estar lejos de zonas residenciales, se encuentran con que éstas se construyen cada vez más cerca de los puertos. Por eso hay que prestar más atención a la gestión ambiental, siendo capaces de medir el impacto y prevenir situaciones de peligrosidad, que se puedan ver agravadas por condiciones metereológicas desfavorables.
  2. Prevención de incidentes ambientales. Tener más datos, de más calidad y con mayor disponibilidad supone que se puede dar respuesta a incidentes en sus primeras fases.
  3. Mejor regulación de la actividad portuaria. Los datos medioambientales, en tiempo real o predictivos, pueden usarse para asistir y ayudar a tomar de decisiones operacionales en la gestión de polvo en suspensión, metales y productos de combustión, a través de la correcta manipulación de graneles, contenedores de carga y generación eléctrica en cruceros alrededor de todo el mundo.

 

La innovación tecnológica para la gestión ambiental de puertos

La llegada del Internet of Things (IoT) y el perfeccionamiento de los sensores de medición ofrece a las autoridades portuarias la posibilidad de disponer de sistemas de monitorización que abarquen más zonas sensibles. Cubrir grandes extensiones es más sencillo y preciso si se hace con una red de microsensores que si se hace con estaciones más grandes y costosas.

Además, la obtención de datos en tiempo real ofrece unas posibilidades distintas en cuanto a precisión de la información. No es igual tener un informe de una red de sensores con lecturas cada 10 minutos que lecturas cada hora de una única estación. La predicción meteorológica de alta resolución para emplazamientos específicos puede usarse con prioridad a los datos de monitorización en tiempo real como una mejora básica para tomar decisiones.

¿Quieres saber más? Recibe el Whitepaper “Generar valor operacional a través de datos medioambientales” en tu email

* campo obligatorio






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2018 BlacktoGreen