Secuestro de carbono en tecnosoles

Secuestro-de-carbono-en-suelos

 

Los suelos son depositarios de una cantidad estimada de +1,5 Gt de carbono. Una mejora del 4 por mil en la capacidad de secuestro de carbono solucionaría por sí sola el problema del calentamiento global, absorbiendo los 4.300 MtCO2 que anualmente emiten las actividades antrópicas (combustión de carbón y petróleo, deforestación, etc.).

BlacktoGreen colabora desde años con Edafotec, Suelos a la Carta, que se dedica en cuerpo y alma a la restauración de suelos degradados.  Desde entonces nos preguntamos dónde se almacena más carbono, si en los suelos que se forman tras un cierre de mina convencional o en un cierre con tecnosoles.

Carbono lábil vs carbono recalcitrante

Los tecnosoles desarrollados por Edafotec se dirigen a la generación de suelos estables y no a una mera actuación paisajista. Frente a las soluciones convencionales, los tecnosoles se formulan (determinando la composición de materiales originales), para evolucionar hacia una materia orgánica estable, formado humus, lo que constituye una fuente de carbono a largo plazo (carbono recalcitrante) frente al carbono lábil contenido en la mayor parte de suelos orgánicos artificiales. Y, a partir de aquí, al establecimiento de una vegetación permanente, que maximiza su crecimiento espontáneo y, por tanto, incrementa la capacidad de secuestrar carbono.

 

Secuestro-de-carbono-en-suelos

Un suelo estable: a) propicia el establecimiento de una vegetación permanente, cuya tasa de retención de carbono es mucho más alta; b) reduce la escorrentía y evita pérdidas de materia orgánica por lixiviación; c) mantiene un suelo aireado, con cantidades elevadas de oxígeno, facilitando así la descomposición aeróbica de la materia orgánica y evitando la generación de metano: un potente gas de efecto invernadero, con un factor de calentamiento global equivalente a 28 veces el del dióxido de carbono.

El uso de tecnosoles incide especialmente en el aumento de la materia orgánica inmóvil del suelo.

métrica y finanzas de carbono

No importa con qué tecnología, ya sea renovables, cambio de combustibles, sellado de rellenos sanitarios o deforestación evitada, una buena parte de los millares de fondos financieros disponibles para luchar contra el cambio climático basan sus criterios de elegibilidad en la cuantificación de su contribución al problema (métrica del carbono): ¿cuántas toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera evitará un determinado proyecto? ¿en qué plazo? ¿se pueden determinar sus efectos “colaterales” para el clima? ¿contribuirá a secuestrar dióxido de carbono atmosférico?

Por ello, para optar a la financiación verde es necesario medir. Desde que se crearon los mercados de carbono, la métrica del carbono es una disciplina ambiental madura, con un cuerpo de metodologías bien desarrolladas. Sin embargo, ninguna metodología se ha establecido hasta la fecha para establecer la ganancia en secuestro de carbono en cierres de minas.

Para ello, Edafotec y BlacktoGreen van a desarrollar un proyecto conjunto para evaluar lo que esta metodología puede aportar en la lucha contra el cambio climático, para incorporar los cierres de minas que usen tecnosoles al elenco de soluciones empleadas en la mitigación de emisiones de gases de efecto invernadero y, por tanto, optar claramente a la financiación climática. En otras palabras, Edafotec, junto a BlacktoGreen, tratarán de establecer una Metodología, reconocida por Naciones Unidas, para medir el carbono secuestrado en un cierre de minas que utilice la tecnología de los tecnosoles, frente al uso de cierres de minas convencionales. El proyecto se desarrollará en la mina de Buenaventura, en Perú, donde Edafotec trabaja desde hace dos años.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *