Cómo los algoritmos pueden agilizar la respuesta a incidentes ambientales

Cómo los algoritmos pueden agilizar la respuesta a incidentes ambientales

Artículo escrito por Robin Ormerod, Managing Director, Envirosuite, publicado originalmente en Sustainability Matters (Australia). Ilustración: D representation of 30 days of Wikipedia talk page revisions of which 1092 contained toxic language (shown as red if live, grey if reverted) and 164,102 were non-toxic (shown as dots). Visualization by Hoshi Ludwig, CC BY-SA 4.0.

Responder a incidentes ambientales de manera rápida y eficaz es el objetivo prioritario de todas las agencias reguladoras y de la industria involucrada. Ubicar el origen del problema y alertar a los afectados se debe hacer lo más rápido posible para que cualquier impacto se pueda mantener al mínimo. Ya sea un problema molesto, como un mal olor por una incidencia en el proceso o un incidente más grave, que podría afectar a la salud y la seguridad de los trabajadores. Recordemos el caso de Aznalcóllar o el del Prestige. El tiempo es oro.

En muchos casos, sin embargo, lograr el objetivo de velocidad y efectividad puede ser difícil. Por ejemplo, cuando existen múltiples instalaciones en un área, las quejas sobre los olores pueden dirigirse a una variedad de lugares diferentes. Cada uno debe ser investigado y evaluado antes de que la agencia pueda identificar qué está causando el problema y dónde se encuentra. Mientras tanto, el personal puede haber sido enviado al campo para tratar el evento sin una idea clara de la verdadera situación.

Este desafío se agrava cuando las condiciones climáticas, particularmente las eólicas, cambian rápidamente, una situación que ocurre a menudo en muchos lugares. La dirección del viento que se produce mientras se llevan a cabo las investigaciones bien podría ser diferente de la que ocurrió cuando comenzó el incidente. Esto puede hacer que rastrear la fuente sea más difícil y lleve más tiempo.

Un ejemplo de este desafío ocurrió en el Área de la Bahía de San Francisco en diciembre de 2016. Durante ese evento, se recibieron más de 1.400 quejas de residentes sobre olores petroquímicos fuertes. Los olores dieron lugar a unos 120 ingresos hospitalarios de personas aquejadas de dolores de cabeza, picor en los ojos y dolor de garganta.

Las investigaciones sobre la fuente de los olores llevaron meses antes de que, finalmente, se descubriera que era el petróleo que se había filtrado durante la descarga de un petrolero a kilómetros de distancia. Esta noticia fue un pequeño consuelo para todos aquellos que habían sufrido en ese momento, pero que en ese momento no pudieron saber exactamente qué había sucedido.

 

Usando algoritmos para responder a incidentes ambientales

Es evidente que se necesita un mejor enfoque para gestionar los incidentes ambientales, y esto se puede lograr a través del software adecuado. Al utilizar algoritmos sofisticados basados ​​en la mejor ciencia disponible, las agencias pueden transformar radicalmente la forma en que responden a dichos eventos. También pueden ayudar a las empresas que experimentan dichos incidentes a responder de una manera más proactiva, reduciendo, en primer lugar, las probabilidades de que ocurran tales eventos y, por supuesto, mejorando la velocidad y efectividad de la respuesta. Esto reduce el impacto negativo en los ciudadanos cercanos y puede ayudar a generar confianza sobre las preocupaciones a más largo plazo que podrían estar presentes en la comunidad.

Cuando ocurre un incidente, un paso rápido y potente facilitado por dicho software es generar un rastro en tiempo real de por dónde ha viajado el olor o la contaminación. Los algoritmos toman el tiempo y la ubicación de los informes recibidos y los superponen a los datos sobre el viento actual y reciente y sobre otras condiciones atmosféricas. De esta forma, la ruta probable de la emisión ofensiva puede remontarse a la fuente mucho más rápidamente de lo que anteriormente era posible, en cuestión de segundos en lugar de días o semanas.

Este enfoque también puede ser utilizado por las industrias que experimentan un evento que ocasiona que los olores o contaminantes se liberen fuera de sus recintos. Las herramientas también pueden generar un mapa de trayectoria hacia adelante que muestra dónde es probable que viajen los penachos y las áreas que serán más afectadas, lo que permite una gestión más eficaz de las actividades de respuesta.

 

Beneficios operacionales significativos

Para las agencias reguladoras ambientales, la adopción de dichos sistemas analíticos y predictivos puede brindar beneficios notables. Cuando ocurre un incidente y se reciben quejas, la fuente del problema se puede encontrar mucho más rápidamente. Las herramientas también reducen la necesidad de enviar agentes a campo sin información previa, lo que es un tiempo perdido y es ineficaz. En cambio, una trayectoria hacia atrás puede determinar rápidamente la posible fuente y los recursos enviados allí para investigar de inmediato. El tiempo ahorrado en búsquedas infructuosas de fuentes ofensivas puede ser considerable.

El primer paso esencial para obtener una respuesta rápida es recibir información sobre incidentes y quejas a medida que ocurren. Permitir que los ciudadanos y los trabajadores de campo presenten fácilmente sus quejas y observaciones a través de una aplicación móvil inteligente es la mejor manera de iniciar el proceso de investigación. Vincular la última tecnología de comunicaciones de datos con los algoritmos científicos relevantes en un sistema inteligente conduce a decisiones mejores y más rápidas que resuelven problemas y protegen a las comunidades de manera más efectiva.

Para las empresas que experimentan un problema, el mismo sistema permitirá al personal identificar rápidamente la fuente probable del problema y permitir que las respuestas en el sitio se activen sin demora. El tiempo perdido en las primeras etapas de un incidente o incidente de queja puede ser crítico. La capacidad de alertar a los residentes potencialmente afectados y al regulador sin demora puede evitar consecuencias más graves más adelante.

Debido a que pueden ser más proactivas, las empresas tienen menos probabilidades de multas u otras sanciones. No solo hay ventajas para una solución técnica -reducir o incluso evitar impactos adversos- sino también en cómo percibe la comunidad y las autoridades la imagen de la compañía. La capacidad de una industria para cumplir con las responsabilidades corporativas y sociales se habrá mejorado significativamente. Podrá mostrar claramente a las agencias que se tomaron las medidas apropiadas tan pronto como se produjo un incidente y que esos pasos tuvieron un impacto reducido.

Aprovechando las fuentes de datos en tiempo real y haciendo uso de las herramientas analíticas y de pronóstico, combinadas con plataformas de TI inteligentes, tanto los reguladores como las industrias pueden estar en una posición mucho mejor en caso de que ocurra un incidente ambiental.

Las comunidades en las áreas afectadas pueden estar mejor informadas y sentirse mejor si saben que las autoridades tienen una idea más clara de lo que está sucediendo y están tomando medidas específicas para minimizar las consecuencias. Tomar un enfoque algorítmico para la gestión ambiental beneficia a todas las partes involucradas.

 

BlacktoGreen es socio de Envirosuite para la implantación de sistemas de detección ambiental y procesado de información para ayudar a las empresas y autoridades a prevenir estos incidentes. Más información aquí.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *