Auditoría energética: tipos y su alcance

La auditoría energética es un instrumento fundamental para el inicio de la gestión y el ahorro energético.  El alcance ha de adaptarse a las distintas necesidades  y por ello el alcance de las auditorías energéticas ha de adaptarse y no es único. El alcance de una auditoría es la única manera de asegurarnos que cliente y asesor estamos hablando de lo mismo.

Ha habido varios intentos de estandarizar el alcance de una auditoría energética. La asociación de Ingenieros en calefacción, refrigeración y aire acondicionado (ASHRAE), asociación muy reconocida, en Estados Unidos ha definido tres niveles principales de auditoría energética. En España la asociación de empresas de eficiencia energética también ha hecho un intento de estandarizarlas  y ha publicado un documento al respecto.

 

¿Qué tipos de auditoría energética hay?

En cuanto que la auditoría energética debe satisfacer unas necesidades podrían definirse multitud de alcances posibles, pero no obstante basados en los documentos anteriormente citados podríamos definir los siguientes grandes tipos de auditoría energética:

NIVEL 0. Análisis energético preliminar.

Revisión de los consumos energéticos en el que se puede determinar en base a facturación una visión general del patrón de consumo. Muchas veces es sorprendente la información que se puede obtener en un Análisis energético preliminar.

NIVEL I. Diagnóstico energético.

Equivalente al definido por ASHRAE como revisión energética (“Walk-through analysis”) o al “diagnóstico energético” definido por A3e.

Basada en el análisis de facturas energéticas, mínimo un año, y de la revisión de un formulario o “checklist”, el objetivo principal de estas auditorías sería identificar Medidas de Ahorro Energético de nulo o bajo coste. Se realiza normalmente un inventario de consumos por grandes centros de carga.

NIVEL II. Auditoría energética.

El nivel II proporciona ya un análisis detallado del  uso de la energía desglosando las cargas principales e identificando las medidas de ahorro que cumplen los requerimientos del cliente. Se elabora un balance energético y finalmente se listan las medidas de ahorro energético (MAEs) con costos y beneficios estimados.

NIVEL III. Auditoría energética ESE o grado inversión.

Auditoría energética destinada a proyectos de ahorro compartidos o sustitución de equipos.Proporciona estudio detallado de las mejoras intensivas en capital, por lo que deberá incluir estudio financiero detallado así como presupuestos de equipos e instalaciones.

Podría existir un tipo adicional que son las auditorías de detalle o proceso. Dedicadas a estudios parciales son a menudo aplicadas al cambio de proceso en el final de vida útil de algunos equipos.

Estos tipos descritos no son más que una guía ya que el tipo de auditoría sólo vendrá definido por el alcance acordado entre cliente y asesor. Fijar las expectativas de acuerdo a las necesidades es un factor fundamental de éxito y para ello conviene conocer los grandes tipos de auditoría energética.

Si necesitas realizar una auditoría energética en tu empresa, en BlacktoGreen podemos ayudarte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2018 BlacktoGreen