Monitoreo ambiental: ¿exactitud o precisión?

Monitoreo ambiental: ¿exactitud o precisión?

La disrupción que está causando la aparición en el mercado de microsensores de bajo coste extiende el debate entre pocas-pero-precisas contra muchas-pero-inexactas.

La llegada al mercado de los llamados monitores de bajo coste, a precios por debajo de la décima parte de los convencionales, pero de menor precisión y exactitud, está propiciando un interesante debate: ¿se puede conseguir mejor información con muchos puntos de lectura de menor precisión y exactitud o con pocos puntos de mayor precisión?

Vayamos antes a las definiciones. Exactitud (accuracy) es lo que define cuán cercana está una medida del valor real: si en un volumen de aire la concentración de partículas es 221 μg/m³ y hago una medición de 223 μg/m³, la medida es muy exacta. La precisión (precission), en cambio, es una medida de cómo de cerca están entre sí un conjunto de medidas: si hago cuatro lecturas de un mismo volumen de aire y los resultados son 220, 223, 220 y 219 μg/m³, la precisión es muy alta.

BlacktoGreen está revisando los valores de precisión y exactitud de varios equipos convencionales y low cost facilitados por el fabricante y, en efecto, los convencionales ganan. Por ahora, porque la progresión de los nuevos está siendo fantástica.

Gráfico precisiónLa decisión sobre qué tipo de monitores instalar está directamente relacionada con el objetivo de la medida. Si se trata de cumplir reglamentos, la decisión no será nuestra sino de la autoridad regulatoria que impone, vía decreto, las características de los equipos en rango, precisión, exactitud, calibración, sensibilidad y un largo etcétera. En este caso, claramente, ganan los equipos convencionales. Ahora bien, si por el contrario queremos entender el riesgo ambiental que estamos causando, disponer de esa información en tiempo real y poder analizarla rápidamente para tomar decisiones eficientes que eviten perjuicios a los ciudadanos, ganan los microsensores.

La precisión de estos es cada vez mayor. Por ejemplo, el fabricante navarro KUNAK ha comparado durante un año sus microsensores de monóxido de nitrógeno instalados en Pamplona contra las medidas de las estaciones oficiales de la Comunidad. ¿El resultado? Una precisión superior al 97%.

La EPA (Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, por sus siglas en inglés) tiene claro que las nuevas tecnologías se acabarán imponiendo: de acuerdo con Snyder, el paradigma de monitoreo de la contaminación atmosférica está cambiando rápidamente por los avances en microelectrónica y por el crecimiento exponencial de la potencia de cálculo, visualización y trasmisión inalámbrica de datos.

Antes era mejor tener pocos datos pero exactos, no solo porque los equipos que los recogían costaran una fortuna, sino porque procesar muchos datos era lento y caro. Hoy en día, sin embargo, es posible conseguir mayor exactitud con un microsensor bien calibrado. ¿Cómo? Simplemente repitiendo la muestra muchas veces. Es cierto que son más imprecisos pero, a fuerza de tirar dardos a la diana, acabamos consiguiendo mejores resultados.

Diana precisiónA todos los que disponéis de una red de monitoreo ambiental que estudie la calidad del aire, nuestro consejo es que vayáis averiguando poco a poco qué hay en el mercado y qué costes tiene, tanto de inversión como de mantenimiento. Incorporad alguno a vuestras estaciones, estudiad cómo se comportan con respecto a los originales y comprobad su utilidad. Por el momento, la administración os seguirá exigiendo la intervención de Organismos de Control Acreditados (OCA), la calibración y certificación de equipos y el ya mencionado largo etcétera. En dos o tres años, veréis cómo los microsensores resultan más cómodos y eficaces que los sensores fijos.

El futuro, lo creamos o no, ya está aquí. Ahora solo nos queda saber adaptarnos a tiempo.

Contacta con nosotros para solicitar más información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *