Finanzas climáticas: claves para comprenderlas

Finanzas climáticas: claves para comprenderlas

¿Qué fondo es el que más me conviene? ¿Cuándo debo solicitar la ayuda? ¿Cómo tengo que hacerlo?

Por Craig Menzies

Actualmente, existen cientos de fondos climáticos. Cada fondo tiene una raison d’être, tanto por sus objetivos como por el tipo de proyecto, los beneficiarios, los criterios de exclusión y los tipos de mecanismos de financiación que utilice. Algunos de los fondos están dirigidos por los gobiernos, mientras que hay otros que provienen del sector privado. Algunos tienen miras globales, otros están dirigidos a uno o unos cuantos países. Pueden utilizarse para financiar proyectos de mitigación (reducción de emisiones) o adaptación al cambio climático, desarrollo de las capacidades locales, transferencia de tecnología o prevención de catástrofes climáticas.

Los fondos climáticos usan una amplia gama de mecanismos de financiación. Esto asegura que la subvención se ofrezca de la forma en la que el impacto en términos de inversión sea el más favorable. Los mecanismos de financiación más comunes incluyen: combinando financiamiento de capital y endeudamiento, con préstamos y subvenciones, mediante avales, de liquidez a corto plazo, a través de mecanismos de transferencia y distribución de riesgo, contribuciones en especie y garantías de compra de créditos de carbono.

Con toda esta cantidad de fuentes de financiación climática, y la dura competencia para acceder a ellas, no sorprende que muchos actores del sector privado luchen para abarcar todo el rango de opciones que reciben. Como resultado, muchas empresas del sector privado pierden la oportunidad de beneficiarse de las finanzas climáticas para impulsar sus proyectos. BlacktoGreen asesora a estas compañías para entender los fondos específicos que podrían ofrecer soporte financiero para sus proyectos contra el cambio climático: ofrecemos nuestra ayuda a través de una herramienta online y gratuita.

Además de sentirse abrumados por la cantidad de fondos climáticos existentes y la dificultad de entender en qué consiste cada uno de ellos, los desarrolladores de proyectos suelen ser inseguros a la hora de decidir en qué etapa del proyecto deberían buscar esta ayuda financiera.

Generalmente, un desarrollador de proyectos debe empezar por pensar en el papel que jugará el apoyo financiero desde las etapas más tempranas del proyecto. Como veremos, de todos modos, las solicitudes oficiales no deberán hacerse hasta una etapa más madura. Un ejemplo ayudará a entender este concepto.

Un proyecto de Eficiencia y Gestión Energética suele seguir un ciclo de desarrollo conformado por cinco fases clave, que se llevan a cabo por este orden cronológico:

  • Definir el proyecto y su alcance. La consideración de la relación coste-eficacia y del potencial de ahorro; determinación de la habilidad para cuantificar, monitorizar y verificar los impactos; elección de las tecnologías candidatas; así como otros beneficios y restricciones del proyecto.
  • Diseño técnico. Un estudio preliminar de la factibilidad, que incluya: tecnologías candidatas y medidas; vías de suministros; la viabilidad comercial; los diseños preliminares; y el esbozo de los planes de organización y gestión.
  • Financiación. Investigaciones y acciones para obtener la financiación necesaria para el proyecto. Es en esta etapa cuando el desarrollador del proyecto deberá aproximarse a los fondos climáticos formalmente. En esta etapa, la estructura financiera del proyecto se revisa y se finaliza.
  • Contratación. Finalizar los acuerdos de contratación para instalar y comisionar todos los sistemas y tecnologías del proyecto. Existen muchos tipos de acuerdos de contratación, con diferentes grados de distribución del riesgo entre el proveedor y el desarrollador del proyecto.
  • Puesta en práctica y supervisión del funcionamiento. Construcción y puesta en marcha del proyecto. Monitorizar el consumo de energía y analizar los ahorros.

Un desarrollo de proyecto ligeramente diferente puede ser el de un proyecto de Generación de Energía Eólica:

  • Evaluación del lugar y adquisición, incluyendo valoraciones deFondos climáticos
    • Los recursos eólicos del sitio
    • Disponibilidad de conexiones viables a la red
    • Consideraciones medioambientales
    • Accesibilidad con vehículos
  • Planificación, permisos y financiación, incluyendo
    • Esbozar los planes de flujo de la turbina
    • Realización de Evaluaciones del Impacto Ambiental
    • Preparar y enviar las peticiones de planificación a las autoridades
    • Desarrollo de un modelo y un plan de financiación. En esta etapa, deberán realizarse aproximaciones a los fondos climáticos formalmente
  • Construcción y puesta en marcha
    • Desarrollo de las vías de acceso, construcción de la turbina e instalación del cableado
    • Montaje de la torre de la turbina, la góndola y las aspas
    • Puesta en marcha y comienzo de la operación

Dados los diferentes plazos necesarios para solicitar y asegurar el apoyo financiero de los diferentes fondos climáticos, BlacktoGreen recomienda a los desarrolladores de proyectos que empiecen a considerar, en etapas tempranas del proyecto, la valiosa contribución que este apoyo puede ofrecer. Nosotros brindamos asesoría especializada, de forma completamente confidencial, para ayudar a los desarrolladores de proyectos a maximizar el beneficio potencial del apoyo financiero. Póngase en contacto con nosotros para un estudio independiente y gratuito de las opciones de financiación climática que existen para su proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2018 BlacktoGreen