Certificaciones energéticas en edificación

Certificaciones energéticas en edificación

Certificaciones energéticas en edificación

Las certificaciones energéticas son cada día más necesarias en edificación. Hasta ahora parece que se han utilizado como herramienta de marketing, pero actualmente se hace más y más necesario el empleo de normativas y certificaciones para conseguir un ahorro energético y una disminución en la huella de carbono. Los sistemas que veremos a continuación permitirán la integración de la gestión energética tanto en el proceso de construcción como del funcionamiento interno del edificio.

El concepto de certificación energética es muy amplio y puede llevarnos a pensar en la calificación energética del edificio. En este articulo vamos a referirnos al proceso de construcción, mantenimiento y gestión de los edificios; principalmente en el proceso de certificación LEED y la Norma ISO 50001:2011.

Las más utilizadas

Tanto la estadounidense LEED como la internacional ISO 50001 son certificaciones ampliamente conocidas y aplicadas, ambas sinónimo de calidad. Proporcionan estándares de medición y una guía en el diseño, construcción y mantenimiento de la edificación. Además aplican las técnicas más novedosas en edificación sostenible.

Certificación ISO 50001

Su objetivo es definir requisitos para desarrollar un sistema para la mejora de la gestión energética de la edificación. Ayuda a las compañías que la adoptan a crear su propio sistema de gestión energética, adaptándolo a sus necesidades. Facilita las más novedosas y mejores prácticas internacionales en cuestión de gestión energética aplicando además normas nacionales y regionales. Implementa procesos para la comprensión del uso de la energía, así como poner en marcha planes, objetivos e indicadores de eficiencia energética. La ISO 50001 sugiere además seis pasos para la aplicación de otros estándares:

  1. desarrollar una política mas eficiente con el uso de la energía
  2. fijar metas y propósitos para cumplir con la política.
  3. recurrir a los datos para comprender y tomar decisiones con respecto al uso y consumo de energía.
  4. medir y analizar los resultados.
  5. revisar la efectividad de la política.
  6. mejorar continuamente la gestión energética.

La ISO 50001 está presente por todo el mundo, actualmente más de 150 países son miembros de ISO y aplican la normativa.

Certificación LEED

Fomenta el diseño energético eficiente incorporando estándares de fácil aplicación y ampliamente reconocibles. LEED pretende estimular la competencia verde, dar reconocimiento a los líderes en edificación integrada y sostenible, establecer un valor de mercado con marca nacional reconocible, aumentar la apreciación del consumidor y, en definitiva, transformar el mercado actual. Se aplica en 6 grandes áreas:

  • Planificación sostenible de la parcela.
  • Ahorro y eficiencia en el uso del agua.
  • Eficiencia energética, energías renovables y atmósfera.
  • Conservación de materiales y recursos.
  • Calidad ambiental interior.
  • Innovación y diseño.

El programa de certificación LEED se centra en las siguientes partes:

  • LEED NC. Nueva planta y gran remodelación de construcciones.
  • LEED EB. Operación y mantenimiento.
  • LEED CI. Remodelación de interiores.
  • LEED C&S. Núcleo y envoltorio piloto.
  • LEED Vivienda aislada.
  • LEED Urbanización.

Tiene cuatro niveles de certificación en función de los objetivos y metas conseguidas:

  1. Certificado LEED.
  2. Nivel Plata.
  3. Nivel Oro.
  4. Nivel Platino.

Esta certificación comenzó a aplicarse únicamente en Estados unidos, pero en la actualidad la utilizan más de 30 países, entre los que podemos encontrar España, Canadá, Brasil, India y México.

LEED e ISO 50001 se complementan

Se podría decir que LEED e ISO 50001 se complementan ya que sus requerimientos y, en ocasiones, sus resultados son diferentes pero el principal objetivo de ambas es similar. Por lo que en ocasiones se ha planteado la incorporación de ISO 50001 en el proceso de LEED.

La norma ISO trata principalmente la gestión interna de energía dentro del edificio y un sistema de trabajo específico para reducir el consumo energético en cada espacio. Por su parte LEED EB (operación y mantenimiento) es un sistema con el que se maximiza la eficiencia energética en el funcionamiento y mantenimiento del edificio minimizando sus impactos ambientales. La introducción de la ISO en este apartado de la certificación LEED favorecería una gestión energética óptima y un mantenimiento del edificio adecuado.

Otras certificaciones

Aunque las anteriores son las más extendidas, podemos encontrar otras certificaciones para la edificación:

  • Energy Star buildings and plans: es una marca verde en auge, que parece más visible que LEED, con la que tiene en común parte del proceso de gestión.
  • BREEAM: aplicable al desempeño ambiental de los edificios.
  • DGNB: es más una herramienta global enfocada al desarrollo sostenibe.
  • SEM: se compromete al seguimiento y la mejora de manera eficaz de: el compromiso con el cliente, la planificación de la gestión de la energía y la aplicación de un sistema de vigilancia.
  • SEP: es una certificación de eficiencia energética que requiere un amplio seguimiento de la información y datos y monitorización. Debe conseguir los objetivos del ISO 50001 y pasar las auditorías del American National Standards Institute (ANSI).

Con la aplicación de estas técnicas de certificación, algunas de las cuales se complementan, se consigue disminuir el impacto ambiental en la construcción de todo tipo de edificaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2018 BlacktoGreen